El municipio catalán Castellbell y Vilar se hermana con Ibros y salda “una deuda pendiente”

En los años 70 emigraron ibreños hasta este pueblo de la provincia de Barcelona en busca de un futuro mejor

En Ibros comienza su Feria y Fiestas en honor a la patrona Nuestra Señora de los Remedios, tras las actividades previas que se han sucedido en los últimos días. Y ayer el teatro municipal de este municipio acogió el acto de hermanamiento de Ibros con el municipio de Castellbell y Vilar, en Barcelona.

El alcalde de Ibros, Juan Matías Reyes, ha explicado que el hermanamiento está “justificado en la emigración de los años 70“. En este sentido, ha señalado: “Muchos ciudadanos de nuestro municipio emigraron allí para labrarse su porvenir”. Durante el acto agradeció a Castellbell y Vilar “que los acogieran con la amabilidad que ya demostraron entonces”.

Por su parte, la alcaldesa de municipio barcelonés, Montserrat Badía, dijo: “Nos sentimos unos ibreños más”. Badía detalló que “el proyecto empezó hace unos cuantos años, pero finalmente comenzamos a trabajar en él tras la pandemia, en agosto de 2022”. La alcaldesa subrayó que a pesar de ser “dos pueblos muy distantes”, están “unidos estrechamente por lazos familiares y de amistad”.

Además, la catalana reconoció que Castellbell y Vilar “estaba en deuda con Ibros desde hace muchos años“. Y explicó: “En los 60 nuestro pueblo era muy cerrado, pero gracias al río se fueron creando diversas industrias textiles en las que hacía falta mano de obra. Gracias a aquellos ibreños que emigraron nuestro tejido industrial fue consolidándose y creciendo”.