Agricultores se afanan en coger las aceitunas en un olivar / Aldo Pavan

Las cooperativas de Úbeda estiman una merma del 70% en la cosecha

El objetivo es establecer una fecha común de inicio y final de campaña para optimizar los recurso

Úbeda · Es el sentir común en las cuatro cooperativas de Úbeda, que llevan ya varios años acordando líneas estratégicas conjuntas, entre ellas la fecha de apertura de sus instalaciones para el grueso de la molturación de la aceituna de sus socios. Una cuestión que este año supone aún una incertidumbre, habida cuenta de las altas temperaturas y la escasez de agua que sufre el campo, y que está condicionando las características de una campaña que ya se sabe será mucho menor que la 21-22.

En torno al 70% menos, un dato que comparten las cooperativas La Carrera, La Unión, Virgen de Guadalupe y Santa Eulalia. En el caso de La Carrera, su presidente, Manuel Sánchez, habla de una estimación de entre 7 y 9 millones de kilos de aceituna, frente a los 24 de la pasada campaña. Según Sánchez, “las previsiones son malas y es difícil dar un aforo acertado. No sabemos lo que podemos encontrarnos, puesto que día a día se está perdiendo.”

Al respecto las impresiones de la Cooperativa La Unión. Según su presidente Juan Quesada, se esperan llegar a los 7 u 8 millones de kilos de aceituna, frente a los 21 millones de la pasada campaña. Un escenario, señala, en el que hay que optimizar recursos, por lo que se va a proponer este año una fecha de inicio y también de final de campaña. “Todos sabemos que la campaña este año es muy corta, y las estructuras de las cooperativas hay que mantenerlas. No es lo mismo hacerlo durante 90 días que hacerlo 45 o 50. Los costes serían inasumibles, por lo que debemos acotarla para que repercuta en el bolsillo de todos”, en palabras de Quesada.

Desde Santa Eulalia, su presidente Higinio Castellano, habla de malas previsiones incluso por debajo de las que han realizado las administraciones públicas. La falta de agua ha condicionado esta cosecha y también incidirá en la próxima, con una distribución muy desigual del fruto. “Hay zonas en las que no se ve ni una aceituna, sin embargo, hay otras en las que el olivo está más cargado, pero con la aceituna prácticamente en el hueso”, dice.

En su caso, estiman que “con suerte” podrán llegar al millón de kilos de aceituna. Si coinciden también en los porcentajes de rendimiento graso del fruto, que se moverán entre el 14 y el 17 %. Está previsto que estas cuestiones se pongan sobre la mesa en una próxima reunión, en principio para este viernes.